Comportamiento del Galvanizado en caliente en contacto con el agua de mar

 

Los recubrimientos galvanizados brindan una protección considerable al acero sumergido y expuesto a salpicaduras de agua de mar.

Sin embargo es importante tener en cuenta que el ambiente marino y el agua de mar generan una condición de alta corrosividad, que es importante tener en cuenta a la hora de especificar galvanizado en caliente como único sistema de protección contra la corrosión.

 

 

Diversos estudios demuestran que la temperatura del agua y la presencia de iones de cloro, magnesio y calcio influyen en cómo se va a computar el recubrimiento galvanizado con el paso del tiempo.

En el caso de la temperatura, cuanto más caliente esté el agua, mayor será el ataque al zinc porque las reacciones entre el oxígeno y el zinc se producen más rápido a temperaturas más altas. Esta es la razón por la cual el agua de mar tropical es mucho más corrosiva que el agua de mar templada. Las aguas marinas templadas tienen un ciclo de congelación y con frecuencia son menos corrosivas para el acero galvanizado que incluso las aguas dulces y frescas.

En rangos de temperatura moderados, el zinc forma sales con magnesio y calcio que no son solubles en agua. Estos compuestos pasivos se forman en la superficie y evitan que el metal de zinc reaccione con el oxígeno y los cloruros, lo que disminuye la velocidad de corrosión. Las aguas tropicales que son de mayor temperatura se  dificulta el desarrollo de estos compuestos, ya que cuanto más fría es la temperatura, mejor es la formación.

En la siguiente tabla, puede observarse la tasa de perdida de zinc en diferentes ubicaciones marítimas a nivel mundial:

 

tabla con datos galco

 

Como puede observarse la perdida de zinc en estructuras que están en contacto con agua de mar, puede estar entre  6 hasta 91 micras al año.

Las normas ASTM A-123 y ASTM A-153, especifican el espesor de zinc que debe llevar una pieza dependiendo de las características de la pieza, pero no tiene en cuenta el ambiente en el cual se va a desempeñar. El especificador debe determinar si con la capa que pide la norma, es suficiente para el desempeño esperado o se deben aplicar otras medidas.

Por ejemplo la norma ASMT A-153, para herrajes menores a 38 cm, especifica 56 micras de espesor. Si este herraje está en contacto con agua de mar en zonas tropicales como Panamá, tendría una protección de hasta 2 años. En aguas más frias como Gosport and Emsworth (Inglaterra), la duración podría llegar hasta 6 años.

En el caso de aguas tropicales, donde la pérdida de zinc es muy alta, el especificador puede solicitarle al galvanizador, aumentar la capa de protección por encima de lo que pide la norma. Por lo general, dependiendo del calibre del material se podría aumentar un 20%.

 

    Lea también: 6 beneficios del Galvanizado en caliente

 

También a nivel mundial es común para este tipo de aplicaciones usar sistema Dúplex.

Un sistema dúplex, está formado por pintura o recubrimiento en polvo sobre acero galvanizado. Cuando se usan juntos, la protección contra la corrosión de los dos sistemas combinados es muy superior a cualquiera de los sistemas de protección utilizados de forma independiente, pude durar entre 1.3 y 2.5 veces de lo que duraría solo galvanizado.

En el siguiente link, hay varios casos documentados de galvanizado en caliente y pintura, para materiales que van a estar en contacto con agua de mar: AQUÍ